“Una larga trayectoria profesional como la de Navarro Vives, de más de cincuenta años, permite no solo hacer valoraciones globales sino también análisis pormenorizados de las distintas etapas de su proceso pictórico. Y a ello se debe seguramente el planteamiento de esta exposición, que contrapone dos conceptos: la razón y la emoción. Sin embargo, aunque desde el punto de vista formal estos dos campos puedan parecer antagónicos, y a pesar de que a efectos analíticos e interpretativos esta distinción puede resultar muy eficaz, a mi entender en la producción de Navarro Vives es posible encontrar elementos concomitantes entre estos dos períodos creativos, porque, en su mundo, razón y emoción probablemente se avengan al llamado dualismo kantiano, el que nos habla de la necesidad y de la libertad, del fenómeno y del nóumeno –el fenómeno como expresión de lo que aparece, lo que vemos, la representación de las cosas, y el nóumeno, como lo que es pensado por medio de la razón o por medio de la intuición intelectual–, un dualismo que no contrapone sino que une las distintas maneras de mirar la realidad.”

Navarro Vives, más allá de la racionalidad. Daniel Giralt-Miracle