“Las obras que Navarro Vives construirá mediante cilindros, cuadrados, variaciones modulares de estos elementos desarrollaban una particular visión del arte preceptivo que inmediatamente Joan Más y yo decidimos incorporar a los trabajos del grupo Mente (Muestra de Española de Nuevas Tendencias Estéticas) […] Navarro Vives aceptó nuestra propuesta y aportó al grupo una particular versión de las estructuras modulares, lo que encontró amplio reconocimiento en al ámbito artístico barcelonés, porque podíamos descubrir en sus obras una depurada voluntad contractiva y una calculada precisión óptica que coincidía con las experiencias que, en el campo de la arquitectura, llevaban a cabo en aquel momento Rafael Leoz con el Modulo L y Ricardo Bofill con su ciudad en el espacio de Madrid.” Daniel Giralt–Miracle, fragmento del catálogo Josep Navarro Vives: razón-emoción. Museo Camón Aznar, Zaragoza, 2009.

navarro-vives-castellArte cinético y constructivista, título de la muestra que acoge el Castell de Benedormiens, nos acerca a la etapa creativa de Josep Navarro durante la segunda mitad de los sesenta donde evoluciona progresivamente hacia una abstracción geométrica orientada al estudio del movimiento. La exposición, que permanecerá abierta hasta el 14 de septiembre, cuenta además con los trabajos de Alberto Fabra y Puig Manera, figuras clave del arte cinético catalán. A mediados de los sesenta y principio de los setenta, Josep Navarro Vives estará influido por las nuevas visiones y valores de ver el mundo surgidos en el ambiente artístico e intelectual de la Barcelona de estos años. Josep Navarro desarrollará, entre 1969 y 1976, un trabajo artístico centrado en la abstracción geométrica y el cinetismo. Un trabajo constructivo, de investigación del movimiento a través de módulos que derivará hacia vibración óptica basándose únicamente en el juego del color y la luz.

Castell de Benedormiens

Martes a viernes, de 18 a 22 h.

Fines de semana y festivos, de 11 a 13 h. y de 18 a 22 h.